sábado, 29 de abril de 2017

Monasterio de San José - Caravaca

En la calle Mayor, en dirección a la iglesia de El Salvador, encontramos a la derecha el convento e iglesia de San José de monjas carmelitas descalzas, fundado en 1576, en vida de Santa Teresa de Jesús quien, muy a su pesar, no pudo venir a efectuar en persona la fundación por problemas surgidos en Sevilla cuando, desde Beas de Segura, se disponía a hacer camino a Caravaca.
     La fundación se realizó en unas casas contiguas a una pequeña ermita dedicada al Padre de Jesús, que en el último tercio del siglo XVI había en la entrada a la ciudad desde Andalucía. El convento actual es del siglo XVII y la configuración de la iglesia de la segunda mitad del XVIII, con retablos del lorquino Agustín López y del manchego Miguel Calzada.
     En el Archivo Histórico Municipal de la ciudad se conserva la carta original de la Santa Doctora de la Iglesia, Santa Teresa, de fecha 24 de noviembre de 1575, escrita en Sevilla y dirigida a la priora de Caravaca, Ana de San Alberto, indicándole qué pasos debía seguir para efectuar la fundación (la carta lleva por título: 'Memoria de lo que se ha de hacer en Caravaca').

Monasterio de San Miguel de Eiré - Lugo

Se trata de un monasterio de fundación antigua que ya existía en el siglo X, aunque quizás sólo como iglesia. Era un establecimiento femenino que en 1108 estaba dirigido por la abadesa Aldonza. Fue dotado por Alfonso VII en el año 1129, que le otorgó carta de inmunidad. A finales del siglo XIV la casa estaba administrada por seglares que la llevaron a su decadencia, apropiándose de sus bienes en lugar de protegerlos tal como se deseaba, lo que generó una serie de quejas y litigios durante muchos años.
Fue suprimido por la reforma observante el 1499, anexionando sus bienes a San Paio de Antealtares. En aquella ocasión la última abadesa de Eire fue recluida, según parece a la fuerza, en San Paio pero consiguió escapar y denunciar los hechos logrando pactar con el decano de Santiago, Diego de Muros, quien la defendió y mantuvo su dignidad abacial de por vida a cambio de dejar los bienes de la abadía al Hospital Real de Santiago, al frente del cual estaba Diego de Muros. A la muerte de la abadesa, en 1508, los bienes de San Miguel fueron incorporados en un primer momento a Santo Estevo de Ribas de Sil, pero después de un largo litigio en 1519 se incorporaron definitivamente al Hospital Real de Santiago.

(Monestirs)

viernes, 21 de abril de 2017

Ermita de San Pedro de Tejada - Puentearenas

La ermita de San Pedro de Tejada es una ermita románica ubicada en la población de Puentearenas, en el municipio burgalés de la Merindad de Valdivielso. Se considera una de las obras de mayor importancia del arte románico en Burgos.
La ermita se encuentra sobre una loma a las afueras de la población, al pie de la Sierra de la Tesla. Su historia comienza en el siglo IX, cuando el 850 se funda el monasterio del que formaba parte. Este, ya desaparecido, pasó en el siglo XI a depender del cercano Monasterio de San Salvador de Oña.
La ermita tiene planta de cruz, contando con una torre en uno de los brazos del mismo. Toda ella está construida con sillería de gran calidad.
El cuerpo principal consta de una única nave dividida en dos tramos mediante un arco fajón, parte de una bóveda de cañón. La nave acaba en un ábside que consta de presbiterio y sobre el crucero se levanta una torre.
La cabecera, formada por las tradicionales secciones recta y semicircular, en sencilla. Cuenta con cinco ventanas, tres de ellas ciegas y una imposta. El alero se sustenta sobre canecillos decorados con motivos muy variados: animales, bustos, músicos, acróbatas...
La torre sobre el crucero es de planta cuadrada, cuenta con dos cuerpos y ángulos achaflanados cubiertos con columnas con capiteles labrados. En el cuerpo de abajo hay arcos ciegos. En el superior una columna divide por la mitad cada muro y en cada una se halla una ventana de arco de medio punto dividida por columnas. El acceso a la torre se realiza por una torrecilla cilíndrica adosada al muro sur, hallándose la entrada en el interior del edificio.
La portada se halla en el muro occidental del edificio y está construida también de sillería de piedra rojiza de gran calidad.3 El hastial en el que se encuentra la portada presenta tejaroz decorado con canecillos y un estrecho ventanal polilobulado sobre el mismo. Los canecillos muestran a los evangelistas y al tetramorfos. Bajo el alero un friso muestra a Jesucristo y los apóstoles. Bajo el friso hay dos motivos más, a la derecha de la portada un león atacando a un hombre y a la izquierda la última cena. La portada es poco abocinada y está decorada con motivos diversos. El guardapolvos es ajedrezado. Los arcos se sustentan sobre dos columnas que cuentan con capiteles decorados con motivos vegetales.
El interior del edificio da sensación de altura y esbeltez. La nave muestra la bóveda de cañón, sustentada en columnas entrega con grandes capiteles decorados. El crucero cuenta con una cúpula semiesférica, bajo la torre. Más allá se encuentra el presbiterio con bóveda de medio cañón y la capilla absidal, que muestra una arquería ciega.

Monasterio de San Salvador de Lérez

El monasterio benedictino de San Salvador de Lérez es un antiguo monasterio español que se halla en la parroquia rural de Lérez, perteneciente al municipio de Pontevedra capital. Se tienen referencias documentadas de su existencia en los últimos años del siglo IX y la primera parte del siglo X. 
Con la desamortización a finales del siglo XIX, las monjas se vieron obligadas a abandonar el monasterio y su iglesia se convirtió en iglesia parroquial. Actualmente, adjunto a la iglesia, se conserva el claustro monacal.

(Wikipedia)

jueves, 13 de abril de 2017

Ermita del Cristo de la Luz - Toledo

La Ermita del Cristo de la Luz de Toledo es uno de los monumentos más interesantes de la Edad Media. En ella se combinan varias épocas y estilos artísticos: visigodo, califal, mudéjar y románico.

Monasterio de San Miguel Arcángel Puerto de Santa María

Convertido hoy en el Hotel Monasterio, sede además de todo tipo de actividades culturales. Fue construido desde 1733, inicio de las obras a 1747 fecha en que se finalizara la iglesia, por el maestro de obras Andrés Panyagua y el síndico Francisco de Vos.
La iglesia (actual auditorio) constaba de una sola nave con cúpula en el crucero. En el exterior, una doble portada da, primero a un patio o atrio y, segundo, al interior del templo.
Los lavaderos y el coro bajo forman hoy los restaurantes del establecimiento hostelero. Molduras y elementos compositivos, hornacinas con esculturas, pináculos y remates de estilo barroco.

(Guía de Cádiz)

Iglesia de San Miguel de Foces - Ibieca

La iglesia de San Miguel de Foces se encuentra a dos kilómetos del término municipal oscense de Ibieca.

Historia
Este templo, único vestigio de Foces, pueblo de antiguo señorío perteneciente a la familia del mismo nombre. Fue mandada construir por Ximeno de Foces en 1249 con la intención de utilizarla como panteón familiar. En 1259 la donó a la Orden de San Juan de Jerusalén. Se sitúa en el periodo de transición del Románico al Gótico. Fue declarada Monumento Nacional el 23 de marzo de 1916.

Pinturas
Las pinturas correponden al gótico lineal (1302) (fecha aproximada que se encuentra en una cartela escrita en latín, sobre el sepulcro de Atho). El lado sur del crucero está dedicado a la vida de San Juan Bautista, en su mayor parte, y el lado norte del crucero, a pasajes del Nuevo Testamento, incluyendo desde la Anunciación, pasando por la Adoración, matanza de los Inocentes, entre otras,... El autor, el Maestro de Foces utilizó una técnica mixta, con comienzo al fresco y términación a seco con los colores disueltos en aceites, que conferían gran intensidad a las pinturas. Parece ser que la realización de las pinturas del lado sur del crucero pertenecen a una escuela castellano-leonesa, y las del lado norte, a una escuela presumiblemente de Avignon (Francia), debido a las marcas de la técnica de Sanguina que se aprecian.

El panteón
En los lados o muros del crucero, amplios arcos ovijales, cuyos huecos fueron destinados para proteger los sepulcros de grandes dimensiones.
Dentro de este gran tesoro de belleza que encierra Foces siempre destacó la pintura que ornamenta los huecos de los sepulcros y que Valentín Carderera, pintor de San Miguel que alcanzó a ver todo el crucero pintado con pasajes de la Virgen, calificó como obra de gran valor.
La pintura del sepulcro de D. Atho de Foces representa a Jesús crucificado, con la Virgen y San Juan a los lados en el cuerpo alto; debajo se extiende una bonita orla bizantina y en el centro una cartela con inscripción; debajo, dos ángeles en actitud de volar, conduciendo un alma al cielo: en el intradós del arco completan la decoración dos ángeles y dos santos.
La decoración del segundo sepulcro consiste en Jesús crucificado también, ocupando el centro, y a ambos lados los apóstoles; corre otra bonita orla bizantina que separa este cuadro del superior que ocupa el tímpano, donde se representa a Jesús sentado en un trono: en el intradós, en la parte alta, hay ángeles, y debajo de éstos, San Francisco a un lado y Santa Catalina; al otro lado, Santa Margarita y San Juan Bautista.

(Wikipedia)

lunes, 10 de abril de 2017

Monasterio de San Juan de Montealegre

San Juan de Montealegre fue un monasterio situado dentro del término municipal de Villagatón, municipio de la Comarca de La Cepeda, León, Comunidad Autónoma de Castilla y León, España. Fue uno de los más de sesenta monasterios que formaron la Tebaida berciana. Situado entre las localidades de Torre del Bierzo, La Silva y Montealegre, fue parroquia de este último y está dentro de la jurisdicción administrativa de este último pueblo.

Historia
Se encuentra situado a en la calzada romana de Vía Nova, albergó dentro de la iglesia dos miliarios de esta vía. Uno sosteniendo el púlpito y otro a un lado del altar mayor.
Fundado, probablemente, en el siglo X, las primeras referencias de su existencia las encontramos en el Concilio de Irago, en el 946, en el que figura como asistente a dicho Concilio su abad, llamado Pimolo. En aquella época el Monasterio se llamaba San Martín de Montes. En el 1203, tras convertirse en hospicio de la Orden Hospitalaria su advocación se puso bajo San Juan añadiéndosele Montealegre por ser esta la parroquia del pueblo.
En el siglo XVI se construye la singular espadaña de la iglesia, de muros de más de tres metros de espesor.
Tras la Desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX, comienza su decadencia que ha llevado hoy solo se conserven ruinas de la iglesia, que a principios de siglo se conservaba integra.

Descripción
Solo se conservan las ruinas de la iglesia. Dichas ruinas son románicas, excepto la espadaña del siglo XVI.
De su nave y crucero apenas se conservan más que marcas en el terreno.
Su cabecera la componen tres ábsides semicirculares al interior y al exterior, excepto el central que es poligonal al exterior y de mayor altura con una bella ventana conservada íntegramente. El izquierdo conserva en su bóveda pinturas murales con motivos geométricos.
Destacar los restos de la bella decoración ajedrezada, los arquitos murales con decoración de billetes, sus magníficos modillones y sillería con marcas de hasta seis canteros diferentes.
En su espadaña se conserva parte de la escalera de caracol que daba acceso a su parte superior.

(Wikipedia)

Capilla de Marcus - Barcelona


La capilla de Marcús es una de las más antiguas de Barcelona, cuya fundación junto a la de un hospital y un cementerio se debe al poderoso banquero Bernat Marcús.
De estilo románico, se encuentra situada en la confluencia de las calles de Carders y Moncada y todavía hoy se puede contemplar una parte de su estructura original del siglo XII.
La capilla cuenta con una cripta construida con casi toda probabilidad en el siglo XVII en un momento en que los actos religiosos que aquí se celebraban eran muchos, bien por la Cofradía de Correos, bien por los feligreses de la parroquia de San Cugat del Rec de cuyo mártir hay una reliquia a los pies de la Virgen María.
Aunque esta capilla se conoce con el nombre de Capilla de Marcús, en clara alusión a su fundador, de hecho ha estado siempre dedicada a la Virgen María, bajo la advocación de "Virgen de la Guía”. Este patrocinio quizás pueda deberse al hecho de que Bernat Marcús era de ascendencia griega y en este país, al igual que en todas las iglesias orientales, el culto a María unido a la teología de la Encarnación, tiene una fuerza especial.

(Iberhistoria)