martes, 14 de noviembre de 2017

Convento de Santa Clara - Astudillo

La fundación del convento de clarisas se llevó a cabo gracias a la voluntad de María de Padilla, amante de Pedro I el Cruel. Esta mujer de familia noble era natural de Astudillo y por este motivo optó por realizar la fundación en esta población. En 1353 hizo las gestiones pertinentes ante las autoridades civiles y religiosas. Al año siguiente llegó la licencia del papa Inocencio VI y comenzaron las obras, la fundación se formalizó el año 1356. Además de esto, la fundadora dotó económicamente el establecimiento, con bienes y rentas, además el rey Pedro le concedió privilegios.
Tratándose de una fundación real (tenía el título de "Real Monasterio"), el establecimiento estuvo ocupado por monjas procedentes de la nobleza y familias castellanas de importancia. Tuvo una vida próspera durante siglos, aunque con episodios adversos, como una ocupación militar a mediados del siglo XVI. En el siglo XVII la comunidad limitó el número de monjas para poder garantizar su mantenimiento.
La desamortización de 1835 acabó con las rentas que percibía la comunidad para su sostenimiento. Las monjas no se vieron obligadas a abandonarlo, es más, entre 1868 y 1870 acogieron la comunidad de clarisas de Carrión de los Condes, y entre 1870 y 1872 la de Aguilar de Campoo. El monasterio ha sido restaurado, conserva la iglesia gótica y el palacio con elementos mudéjares.

(Monestirs)

Santa María de la Victoria - Málaga

La Basílica, Real Santuario y Parroquia de Santa María de la Victoria y de la Merced es una de las principales iglesias de la ciudad de Málaga, destacando por albergar la imagen de Santa María de la Victoria, patrona de Málaga y de su Diócesis y por su impresionante cripta de los condes de Buenavista.

Características
Se encuentra en el lugar donde el rey Fernando el Católico tenía su campamento durante el asedio y toma de la ciudad en 1487, hasta ese momento puerto clave del reino nazarí de Granada. Se construyó para albergar la imagen de Santa María de la Victoria. Asimismo, es una iglesia con gran fervor cofrade debido a ser o a haber sido sede de diversas hermandades de la Semana Santa de Málaga, estando actualmente radicadas en ella las cofradías de la Humildad y el Amor. La Cofradía del Monte Calvario inicia su Estación de Penitencia del Viernes Santo desde dentro de esta iglesia, si bien su sede canónica se encuentra en la Ermita del Monte Calvario, que pertenece a la misma feligresía. En cuanto a hermandades de gloria, destaca la Real Hermandad de Santa María de la Victoria, a cuya imagen titular está consagrado el santuario.

Historia
Durante el sitio de la ciudad Fernando II de Aragón fue visitado por hermanos de la Orden de los Mínimos, que lo confortaron con el mensaje de San Francisco de Paula, su fundador, que le anunciaba una rápida victoria a ocurrir tres días después, como así fue.

Cripta.
Entregada a la ciudad la imagen de la Virgen del oratorio del rey como Patrona (a la imagen se le atribuía una intervención tan milagrosa como decisiva), se edificó en el mismo lugar del campamento una ermita custodiada por el ermitaño Bartolomé de Coloma. En 1493, la capilla pasa a manos de los Mínimos, quienes edifican junto a la misma un convento y una iglesia, de la que sólo quedan algunos restos en la actualidad. Esta fue la primera fundación de la orden en España.
La primitiva iglesia se construyó a principios del XVI y el estado en que se encontraba a fines del siglo XVII no soportaría la construcción de nuevos añadidos y ampliaciones, lo que aconsejó que se derribara y en su lugar se levantara otra de nueva planta, durando las obras desde 1693 hasta 1700, fecha en que se inaugura la nueva iglesia.Al principio, en la primitiva iglesia la Virgen recibía culto en la primera capilla del lado del Evangelio, hasta que en 1606 fue trasladada al altar mayor.
Desde el punto de vista arquitectónico, lo más destacado del conjunto es la torre camarín, uno de los primeros en construirse en España a semejanza del de Guadalupe o el de la Virgen de los Desamparados en Valencia.
Entre las obras escultóricas destacan la propia talla de Santa María de la Victoria, obra probablemente de un escultor alemán, ya que seguramente fue regalada a Fernando el Católico por el emperador Maximiliano I, padre de Felipe el Hermoso; el retablo de San Francisco de Paula, de Luis Ortiz de Vargas; la Virgen en Belén, de Jerónimo Gómez de Hermosilla, de la segunda mitad del siglo XVII; la Virgen de las Ánimas, de Juan Niño de Guevara; y sobre todas las citadas, una Dolorosa de Pedro de Mena.
A finales de la década de 1990, el Ayuntamiento reformó el entorno el edificio para ponerlo en valor. Para ello, numerosos edificios de la calle Fernando el Católico que estaban adosados a la antigua plaza fueron demolidos y sus terrenos, empleados para la ampliación de la plaza. La rampa de acceso al templo se transladó de la calle Compás de la Victoria al cruce de Fernando el Católico con Mitjana. La plaza, que quedó con la configuración actual, se inauguró en 1998.
El 20 de mayo de 2007 le fue concedido por el papa Benedicto XVI el título de Basílica Menor. Por lo que es el tercer templo malagueño en ostentar esta dignidad papal, tras la Catedral Basílica de la Encarnación de Málaga (1855) y la Basílica de la Esperanza (1998).

El panteón de los Condes de Buenavista
Decoración del panteón.
También destaca el panteón de los condes de Buenavista, uno de los más tétricos de España a consecuencia de su decoración de fondo negro sobre el que sobresalen esqueletos y figuras de la muerte en escayola blanca. Recuerda el conjunto a las danzas de la muerte medievales. Debe interpretarse como exposición del discurso barroco sobre la muerte.
Es bastante desconocido a pesar de que su valor arquitectónico y escultórico es incuestionable.
Tiene unas dimensiones de 8,5 metros de anchura y 3,3 metros de altura, de planta cuadrada y un soporte central de cuatro columnas. Las columnas expresan la relación entre lo terrenal y lo divino, llevando al difundo hasta el Paraíso.
Los nichos se encuentran separados por pilastras, con figuras adosadas destacando entre ellas la muerte en todas sus manifestaciones artísticas: esqueletos, calaveras y huesos. Este tipo de sepulcros contribuyen a resaltar el contraste vida-muerte y ofrecen un paralelo con los sepulcros franceses en los que se representa la persona viva y muerta, entendiéndose como símbolo de destrucción y muerte del cuerpo frente a la salvación del alma.

(Wikipedia)

viernes, 10 de noviembre de 2017

Monasterio de la Virgen del Milagro - Cocentaina

El Monasterio de la Virgen del Milagro de Cocentaina (Provincia de Alicante, España) ocupa parte del Palacio de los Condes, siendo, desde el punto de vista artístico, el Monasterio la parte más interesante. Se inició su construcción el 20 de septiembre de 1656 y el 20 de enero de 1670 era trasladada la Virgen del Milagro a su nuevo templo, por lo que se deduce que deberían estar terminadas las obras. La fachada se caracteriza por la total ausencia de decoración; una enorme portalada de medio punto da acceso al Monasterio.
En el interior del Monasterio existen varias obras de arte; de ellas merece especial mención el retablo gótico del S. XV de Santa Ana con María y el Niño. Un icono bizantino del S. XVI de la Virgen Hodigitria, así como el reclinatorio del Conde, entre otras más.
En el interior del Monasterio hay que destacar la colección de cuadros del pintor napolitano Paolo de Mattei donados por el Conde de Cocentaina D. Francisco de Benavides en 1697. Otro artista italiano, Antonio Aliprandi, es el autor de la decoración de la Capilla Mayor, obra escenográfica de estilo barroco decorativo que llevó a cabo entre 1704 y 1705.
También cabe destacar el zócalo de azulejos del S. XVII, el púlpito, la puerta de la sacristía, dos cuadros del camarín y una lápida de mármoles con inscripción de bronce al pie del altar, así como un escudo de los Condes de Cocentaina de estuco policromado ubicado sobre el arco del presbiterio; acompañan al escudo dos figuras alegóricas y querubines, pintados en el mismo arco.

(Wikipedia)

Santuario de la Virgen de la Cabeza - Andújar

La Basílica y Real Santuario de la Santísima Virgen de la Cabeza es un santuario ubicado en pleno Parque Natural de la Sierra de Andújar, en el paraje conocido coloquialmente como cerro del Cabezo, a 32 km al norte de la ciudad de Andújar (Jaén). Se trata del lugar en el cual se venera la imagen de la Virgen de la Cabeza, patrona de Andújar, por bula del Papa San Pío X el 18 de marzo de 1909, y de la Diócesis de Jaén, por bula del Papa Juan XXIII el 27 de noviembre de 1959.
El 25 de octubre de 2008, el Papa Benedicto XVI concedió al Santuario Indulgencias Plenarias, lo que fue el paso previo para el nombramiento de este como basílica menor, nombramiento que fue decretado por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, presidida por el cardenal prefecto Antonio Cañizares Llovera, el 21 de abril de 2010, siendo leído este decreto por el obispo Ramón del Hoyo López en la misa romera del 25 de abril. El 3 de julio de 2011 fue consagrado el nuevo altar de la basílica.

Historia
El Santuario se construyó finalmente entre 1287 y 1304 en el cerro de La Cabeza. Fuertemente reformado a finales del siglo XVI. Desde 1930 atienden el culto en el Santuario y mantienen durante todo el año la devoción a la Santísima Virgen María los trinitarios, que acompañan también a la imagen de la Virgen durante la procesión por las calzadas en la Romería del mes de abril. Es tradición que dos religiosos de esta Orden, subi
dos en las andas, junto a la imagen venerada de la Virgen de la Cabeza, acerquen a la misma objetos y niños para que reciban su bendición y protección.

Romería
No se conoce el inicio de la romería, posiblemente sería en el reinado de los Reyes Católicos (siglo XV). Hasta principio del siglo XVI, año 1505, no conocemos que la fiesta fuera el último fin de semana de abril. Es una de las romerías más antiguas de España.
Durante la Guerra Civil Española fue el refugio de 200 guardias civiles sublevados de la provincia, que se adhirieron al golpe de Estado de julio de 1936, de sus familias y de numerosos civiles que quedaron atrapados en su interior. 
Durante la Guerra Civil Española fue el refugio de 200 guardias civiles sublevados de la provincia, que se adhirieron al golpe de Estado de julio de 1936, de sus familias y de numerosos civiles que quedaron atrapados en su interior. 

(Wikipedia)

Convento de los Capuchinos - Tarragona

Los capuchinos llegaron a Tarragona gracias a la voluntad del obispo Joan Terés (1587-1603), que les cedió la iglesia de Sant Fructuós y también participó en los gastos para su adaptación como convento. Aquella antigua iglesia (ya se encuentra mencionada en el siglo XI) fue sede de una canónica por un corto espacio de tiempo y en el momento de la fundación era propiedad de la sede episcopal. La cesión de la iglesia se realizó en 1589 y, después de hacer algunas adaptaciones, ese mismo año llegaron los primeros capuchinos.
Como ocurría habitualmente en los conventos de esta orden, el edificio era de construcción muy simple y no reunía las condiciones necesarias, ya en 1617 y 1626 se vieron obligados a hacer obras de ampliación y mejora. 
Sin embargo, en el capítulo celebrado en 1639 se tomó la decisión de abandonar el convento y buscar un nuevo emplazamiento donde poder levantar una nueva casa de acuerdo con las exigencias de los tiempos. La nueva construcción no fue fácil, primero por la falta de autorización y después (en 1641) por la ocupación de la ciudad a causa de la guerra de los Segadores, que llevó la destrucción del convento viejo y también del poco que se había levantado del nuevo, cerca de la iglesia de Sant Miquel del Mar.
A raíz de quedarse sin techo, la comunidad se cobijó de forma provisional en el Hospicio de Niños Huérfanos y luego en una casa particular. Después de muchos tropiezos, los capuchinos consiguieron edificar un convento provisional en el nuevo emplazamiento y en 1662 se pudieron trasladar ahí. Continuó el proceso constructivo del nuevo convento, y la nueva iglesia, que fue dedicada a san Fructuoso y santa Tecla, se inauguró en el año 1670.
Debido a la ampliación del puerto, que tenía que llegar justo hasta el muro de cierre del convento capuchino, se causaron muchas molestias a los frailes, además del peligro que representaba la extracción de piedra, incluso en el mismo huerto del convento. Finalmente se ordenó el derribo del edificio (1800). En 1801 se instalaron de forma provisional en unos antiguos almacenes a la vez que se interesaban en levantar una nueva construcción en unos terrenos propiedad del señor de Castellarnau. Tras superar más obstáculos, en 1802 se puso la primera piedra del nuevo convento, dirigido por fray Jeroni de Vilabertran, y en 1805 ya se pudieron trasladar los frailes.
Durante la Guerra de la Independencia, el convento fue utilizado como hospital militar, hasta el 1809. En el mismo contexto, el lugar fue atacado en 1811 y resultó con daños. En cambio, y a diferencia con otros conventos, les afectó poco el Trienio Liberal, sólo vivió un episodio corto de exclaustración (en 1823). En 1835 los capuchinos se vieron obligados a abandonar el lugar debido a la desamortización y la iglesia quedó como parroquial bajo la advocación de Sant Joan.
La restauración de la vida capuchina en Tarragona se produjo en 1907, les fueron cedidos unos terrenos en la Rambla Nova mientras se alojaban de forma provisional en varios lugares de la ciudad. En 1929 comenzó la construcción del nuevo convento en la Rambla, que se pudo inaugurar parcialmente en 1931, estaba dedicado a San Antonio de Padua. La guerra civil truncó su actividad, el lugar fue incautado y la comunidad se dispersó al tiempo que supuso la muerte de algunos frailes. En 1939 regresaron y se edificó un nuevo convento sobre la inacabada construcción anterior donde mantuvieron una comunidad hasta el año 2007.

(Monasterios de Cataluña)

Iglesia de Nª Sª de la Concepción - Melilla

La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción es la más antigua de Melilla; su construcción data de 1657, y fue construida sobre los cimientos de la Iglesia de San Miguel, que fue derribada en 1549.
De estilo románico alberga en su interior la talla del Cristo de la Vera Cruz que trajeron los primeros españoles a la ciudad. Hasta ahora ha estado regentada por los Padres Capuchinos que, debido a la escasez de vocaciones, se han marchado de nuestra ciudad, después de una presencia ininterrumpida en Melilla desde 1660.

(Info Turismo Melilla)

Iglesia de la Asunción - Ceuta

La catedral de Ceuta se encuentra situada en el espacio conocido desde época portuguesa como «La Ciudad», en un promontorio al sudeste de la zona interfosos y fue construida sobre una mezquita de la época de dominación árabe (711-1415). Durante el sitio de los 30 años fue hospital de sangre.
El testimonio de ocupación más antiguo se remonta al siglo VII a.C., momento en el que fueron construidas una serie de viviendas de planta ortogonal, con diverso grado de complejidad, organizadas en torno a una calle. Esta fase de ocupación viene a sustituir a otra anterior, mal conocida, caracterizada por la existencia de cabañas de planta oval y paredes de adobe.
Desde ese momento hasta nuestros días el lugar ha sido ocupado de manera continua.
Sobre una primitiva iglesia cristiana, que algunos investigadores han identificado con la construida en el siglo VI por el emperador Justiniano I, fue levantada la antigua Mezquita Mayor de Ceuta, obra arquitectónica de enorme riqueza a tenor de las descripciones conservadas, que sufrió diversas ampliaciones y de la que apenas nada se conserva.
Tras la conquista lusa de 1415 esta mezquita fue transformada en templo cristiano con las adaptaciones que fueron necesarias y de las que apenas contamos con noticias. El paso del tiempo y los daсos sufridos por las incidencias bélicas provocaron la ruina del edificio y la necesidad de levantar un nuevo templo proyectado a finales del siglo XVII por el arquitecto Juan de Ochoa. Su construcción se inicia en 1686 pero no fue consagrada hasta 1726 a la Asunción de Nuestra Señora, debido en buena medida a las dificultades sufridas a consecuencia del gran cerco a que fue sometida Ceuta en esos años.
El proyecto de Ochoa preveía la construcción de un templo de planta rectangular sin crucero, tres naves y testero plano. La cabecera se compartimentaba en tres espacios el mayor de los cuales albergaba la Capilla Mayor. A ambos lados se disponían la Capilla del Sacramento (Sagrario) y una tercera capilla suprimida a comienzos del siglo XIX a fin de destinar ese espacio a dependencias capitulares. El cuerpo de iglesia se estructuraba en cuatro espacios longitudinales divididos por pilares de sección cuadrangular que apeaban bóvedas de medio cañón. En el centro de la nave se situaba el coro que quedaba unido al presbiterio por un largo pasillo delimitado por una balaustrada de hierro.
Los cuatro pilares maestros, en forma de L, apean sendos arcos formeros sobre los que descansa la media naranja rematada en cupulón con linterna.
Originalmente las cubiertas formaban terrazas hasta que en 1763 se tejó la nave del Evangelio y dos años más tarde se hizo lo mismo con las dos restantes.
La catedral contaba con dos puertas exteriores, la principal a los pies con acceso desde la Plaza de Africa y una segunda desde la nave de la Epístola.
Las obras continúan incluso después de la consagración. El coro fue derribado en 1728 al considerarse demasiado grande para las necesidades del culto. En 1735, siguiendo trazas de Ochoa, es construido el Sagrario, de planta rectangular y bóveda de cañón con lunetos. A fines del siglo XVIII, durante el cerco de 1790-1791, cubiertas y vidrieras sufrieron importantes daños que precisaron costosas reposiciones. En 1828 se sustituyó el retablo mayor por un lienzo de la Asunción de la Virgen. A fines del siglo XIX la media naranja se desploma debiendo ser levantada de nueva planta a inicios del siglo XX.
La catedral, hoy día, es un inmueble de planta rectangular, con tres naves cuyo aspecto es consecuencia de la actuación que en 1954 y 1955 dirigieron los arquitectos Gaspar y José Blein. La cabecera con testero plano construida por Ochoa fue profundamente transformada construyéndose un nuevo presbiterio con coro a la romana y girola a la que abren capillas radiales, inspirado en la seo gaditana. Otra sustancial transformación supuso la construcción de la capilla del Sacramento (Sagrario) en el eje axial del templo, sobre el terreno ocupado por dependencias capitulares.
Las naves quedan delimitadas por pilares de sección cuadrada sobre los que se sitúan arcos de medio punto. A lo largo de la nave central se dispone un entablamento corrido y cornisa sobre el que se disponen las cubiertas de bóveda de cañón, con lunetos separados por fajones en la central y bóvedas de aristas en las laterales.
El crucero se cubre con media naranja, como ya ha sido dicho, apoyada sobre pechinas adornadas con medallones en relieve representando a los cuatro Evangelistas, obra de Bonifacio Lуpez Torvizco. Su intradós se divide por medio de gallones en los que se representan los Padres de la Iglesia, obra de José Martín Ocaсa.
La girola se divide en doce tramos, comunicados con la Capilla Mayor por medio de arcos de medio punto y dinteles. Alternan los tramos de planta cuadrada con los de planta triangular cubriéйndose todos con bóvedas de arista.
Su imafronte debe también su aspecto de estilo neoclásico a la reforma de mediados del siglo XX durante la que se sustituyó la torre mocha existente por dos torres campanarios que recuerdan las de la catedral de Cádiz, manteniéndose la portada labrada en serpentina verde local en el siglo XVII.
En el subsuelo del templo se encuentran varias sepulturas donde se hallan enterrados personajes de noble alcurnia entre los que cabe destacar varios de los obispos que han ocupado la sede de Ceuta.
Adosado a la catedral, existe un edificio con departamentos auxiliares que albergan la Vicaría, Secretaría, Archivo Diocesano, Librería y Museo Catedralicio y otras dependencias diocesanas, además de la residencia del obispo, alrededor de un pequeño patio triangular.
Destacan la Capilla del Santísimo con un retablo barroco y los frescos de Miguel Bernardini, además de tres grandes lienzos y la imagen de la Virgen Capitana de origen portugués (siglo XV).

(Pinterest)

lunes, 6 de noviembre de 2017

Convento de Santa Clara - Almería

La iglesia y el convento de Santa Clara de la ciudad española de Almería (Andalucía) comprenden un amplio rectángulo situado entre las calles de Jovellanos, Mariana, Marín y Plaza de la Constitución.
El templo, construido en el siglo XVIII, tiene planta de cruz latina con una sola nave y una cúpula sobre tambor octogonal en el crucero. Sus paramentos llevan pilastras de orden toscano, con fustes rehundidos y montados sobre pedestales, donde la parte inferior es lisa y la superior moldurada. El perímetro interior está rodeado por un entablamento, con un estrecho arquitrabe. A los pies, se sitúa el coro alto apoyado sobre dos arcos carpanales de rosca moldurada y clave decorada por una roseta. La cubierta de la iglesia se resuelve por medio de bóvedas de medio cañón con arcos fajones. En el crucero hay cuatro gruesos pilares achaflanados y recorridos por trilogías de pilastras, en donde apean cuatro arcos torales de medio punto, sobre los que reposa una cúpula sobre pechina. En la capilla mayor, de planta rectangular, se abre en el lado sur una portada adintelada que da acceso a la sacristía.
En el lado oriental se sitúa la fachada principal, de carácter sobrio y rematada por una moldurada cornisa, que sobre la nave, adopta una disposición trapezoidal muy abierta; la portada va montada sobre unas gradas, para salvar el desnivel del suelo, su vano aparece cubierto por un arco de medio punto, con la línea de imposta marcada y rosca moldurada; por encima corre un entablamento y sobre éste un frontón curvo y roto. El segundo cuerpo está constituido por un nicho central con venera que cierra un arco de medio punto.
En el lado meridional se encuentra la otra fachada visible del templo, rematada por una cornisa de similares características; en el muro sur del crucero se ubica la portada, algo más reducida y simple que la anterior, con vano de medio punto, de rosca estrecha y moldurada; la flanquean pilastras toscanas, montadas sobre plintos decorados con óvalos.

(Wikipedia)

Convento de la Encarnación - Albacete

El convento de Franciscanas de la Encarnación, también conocido como monasterio de la Encarnación, es un templo renacentista del siglo XV, declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de monumento, situado en la ciudad española de Albacete. Ha tenido numerosos usos a lo largo de la historia. Actualmente alberga la sede del Centro Cultural La Asunción, así como el Instituto de Estudios Albacetenses, la Biblioteca Tomás Navarro Tomás y el Real Conservatorio Profesional de Música y Danza de Albacete.

Historia
El templo fue fundado como beaterio a finales del siglo XV, convirtiéndose en monasterio de la Orden de las Terciarias Franciscanas de Clausura en 1532. Las Franciscanas permanecieron en el templo hasta el año 1843. Desde entonces ha tenido numerosos usos: Presidio Correccional (1843), Casa de Maternidad (desde 1844) o Iglesia de la Asunción (1959 -1972). Actualmente alberga el Centro Cultural La Asunción de la capital manchega, el Instituto de Estudios Albacetenses, la Bibliloteca Tomás Navarro Tomás, y el Real Conservatorio Profesional de Música y Danza de Albacete.1?5?

El templo
El templo, rectangular, de estilo renacentista y tradición mudéjar, tiene su interior distribuido mediante un patio con galerías rodeado con columnas adornadas con motivos jónicos y toscanos. El techo está cubierto por un artesonado con casetones octogonales.

(Wikipedia)

Iglesia de Carcelén - Albacete

La iglesia, reformada a finales del siglo XVIII, es una sobria construcción neoclásica y planta rectangular con tres naves separadas por pilares cuadrados. La nave central está dividida por cuatro arcos de medio punto a cada lado, que conducen a las capillas laterales. En su capilla mayor veremos una bonita escultura de San Andrés de los siglos XVI y XVII. También es interesante una pintura de la Virgen de la Dolorosa, datada entre los siglos XVII y XVIII. Respecto a la ermita, construida entre los siglos XVII y XVIII y de estilo barroco, destacar su planta de cruz latina, cúpula en el crucero y una larga nave principal de 5 tramos. Alberga una magnífica talla de Cristo Crucificado de proporciones esbeltas y cuidada anatomía, clavado con tres clavos sobre una cruz plana y al que se le han atribuido numerosos milagros.

ACCESO
Acceso libre, respetando los horarios de culto.

(Turismo de Albacete)

domingo, 5 de noviembre de 2017

Iglesia fortificada de Ujué - Navarra

En la parte más elevada del pueblo medieval de Ujué, se alza, elegante y contundente, el templo fortificado de Santa María de Ujué. Su nombre es una referencia a la leyenda de la paloma (Uxua en euskera). El relato habla de un pastor que, cuidando de sus rebaños, vio a una paloma entrando y saliendo constantemente del mismo hueco de una roca. Al acercarse a curiosear, encontró la imagen de la Virgen. Con el fin de darle cobijo, los vecinos construyeron una iglesia para ella.
Un templo en origen románico, embebido por diferentes construcciones que lo rodean y enmascaran. Su rasgo más peculiar es su aspecto de fortaleza militar por sus torres almenadas (Cuatro Vientos y los Picos), pasos de ronda y robustos contrafuertes. 
En la actualidad, se trata de un importante santuario mariano, Monumento Nacional, donde se han llevado a cabo importantes reformas. Una de las joyas de la localidad por sus hermosas galerías, su gran nave gótica con cabecera románica y sus dos portadas. La norte, más sencilla, decorada con escenas muy descriptivas y la sur, la principal, una obra maestra del gótico en la que merece la pena detenerse.
Hoy, Ujué es un pequeño pueblo medieval de calles estrechas y empedradas donde se arraciman casas con portalones medievales y fachadas blasonadas y mansiones góticas. No obstante, en el pasado, Ujué fue el principal bastión del reino de Pamplona frente a los dominios musulmanes de las riberas del Ebro. Esta iglesia, con imponente aspecto de fortaleza, es el resultado de aquellas guerras y alianzas.
El edificio actual es corolario de varias etapas de fábrica. Se fue erigiendo por orden y con aportaciones de diferentes reyes. Se inició como un templo románico de triple cabecera (siglos XI y XII). En el siglo XIV, Carlos II, quien profesaba una gran devoción a la Virgen de Ujué, decidió reformar el santuario. Se demolieron las tres naves románicas, quedando en pie sólo la cabecera y el primer tramo y en su lugar, se alzó una única nave gótica. A este rey se debe, también, el lujoso paso de ronda abovedado con su mirador, la residencia real y el gran hospital. Igualmente, quiso dotar a la localidad de una universidad o Estudio General.
Carlos II amó tanto a la Virgen de Ujué que, a su muerte, su cadáver fue embalsamado y sepultado en la catedral de Pamplona, pero su corazón fue extraído y descansa en una arqueta junto a su adorada Virgen. Se trata de una talla del siglo XII, de madera de aliso, forrada en plata, de exquisita belleza y preconizada como una de las imágenes románicas más antiguas de Navarra. Lo más llamativo de esta escultura de 1 metro es su pulcro rostro de geometrizados rasgos. Sus grandes ojos almendrados y su pequeña boca de finos labios le confieren una expresión dulce y risueña.
Otra de las joyas de la iglesia de Santa María es la Portada Sur, del siglo XIV. Una de las mejores obras del gótico navarro. Presenta un esquema apuntado y abocinado de 10 arquivoltas que se elevan formando un arco. En los capiteles destaca la decoración relativa a la vendimia (mujeres recolectando uvas, un pájaro picoteando una vid...). En el tímpano figuran dos escenas: la Santa Cena y la Epifanía. Se dice que el personaje arrodillado junto a la Virgen podría ser Carlos II, que quiso inmortalizarse como patrocinador de las obras. Una escena muy efectista a causa del tamaño de sus figuras y la encantadora composición.
Conviértete en vigía por un rato y deambula por el paso de ronda, desde donde divisará la localidad de Olite, con la que Ujué tuvo una estrecha relación durante los siglos XIV y XV.
La Virgen de Ujué es muy venerada por los vecinos de Tafalla y pueblos de la zona y en su honor se celebra una de las romerías marianas de mayor antigüedad y emotividad de toda Navarra.

(Turismo Navarra)

Iglesia de San Nicolás de Bari - Avilés

Descripción
La Iglesia de San Nicolas de Bari, hoy iglesia de los Padres Franciscanos, fue construida para atender las necesidades de una población avilesina cada vez más numerosa como consecuencia del gran aumento poblacional que sufrió la villa a finales del siglo XII y principios del XIII como consecuencia del incremento comercial tras la concesión del fuero. 
De su fábrica original románica tan sólo conserva la portada occidental y el muro del imafronte, además de la ventana que puede contemplarse sobre la portada.
La ventana presenta dos arquivoltas de medio punto, lisas y con guardapolvo. Sus columnas aparecen tan erosionadas que apenas es posible reconocer la decoración de los capiteles que presentan.
La fachada oeste, donde se abre la portada principal, se encuentra en un cuerpo saliente con tejaroz apoyado en canecillos, de los cuales sólo son originales los cuatro centrales; destaca la figura de un felino con las fauces abiertas. Las cobijas aparecen ornamentadas con motivos vegetales y las metopas con tetrapétalas. La portada presenta tres arquivoltas de medio punto protegidas por guardapolvos ajedrezado; las dos exteriores se encuentran apoyadas en columas coronadas con capiteles, mientras que la interna lo hace sobre las jambas. La exterior aparece decorada con bandas de zigzag, con el intradós a base de tetrapétalas con botón central, muy bien realizadas. La segunda presenta motivos geométricos, rombos y perlas. La interna aparece con molduras cóncavas y boceles. Además, el borde de la puerta está decorada con molduras cóncavas con botones en el interior. Los capiteles de la portada son de temática variada. Si bien están muy erosionados, se puede diferenciar en el lado izquierdo la representación del pecado original, con Adán y Eva ocultando sus partes y dispuestos a los lados del arbol, situado en el ángulo del capitel; no aparece la serpiente, bien por causa de la erosión o porque no fue tallada, como si aparece en la cercana Iglesia de Santa María Magdalena de los Corros. En otro capitel se pueden contemplar dos aves afrontadas. A los lados del cuerpo saliente, las esquinas se modificaron para añadir columnas, también con capiteles; el izquierdo presenta dos felinos afrontados, monocéfalos, y el derecho dos rostros entre ramaje.
La iglesia presenta muchos añadidos posteriores, especialmente dos capillas funerarias, una de ellas la Capilla de los Alas, y otra la Capilla de Pedro Solís.

(Asturnatura)

Iglesia de San Miguel del Monte - Miranda de Ebro

El Monasterio de San Miguel del Monte, llamado también de San Miguel de la Morcuera, situado en el término municipal de Miranda de Ebro (Burgos, Castilla y León, España), es un antiguo monasterio, ya exclaustrado y arruinado, perteneciente a la Orden de San Jerónimo, fundado a finales del siglo XIV y construido fundamentalmente entre los siglos XV y XVI en un estilo de transición gótico-renacentista. De las viejas edificaciones sólo quedan en pie las ruinas de la iglesia y de parte del claustro. El resto del recinto fue reaprovechado en el siglo XX para crear una residencia de ancianos dependiente de la Diputación Provincial de Burgos.

Historia
Consta documentalmente que el convento fue fundado el 23 de noviembre de 1398 por el obispo de Calahorra y La Calzada D. Juan de Guzmán, quien transformó la antigua y apartada ermita de San Miguel del Monte, en la que practicaban culto un grupo de ermitaños, en un monasterio regido por la Orden de San Jerónimo, cuya regla, al parecer, ya obedecían los eremitas. La comunidad se estableció en la ladera de un monte boscoso rico en manantiales y asomada al desfiladero de la Morcuera; de ahí que el Monasterio fuera también conocido como San Miguel de la Morcuera. Hoy en día, el lugar en cuestión se emplaza en el límite provincial con La Rioja, junto a la carretera autonómica de 2º orden BU-734, que, tras prolongarse en la carretera LR-301, une la burgalesa Miranda de Ebro y la riojana Tirgo. El monasterio dista 6 km de Miranda.
En 1399 el obispo de Burgos, D. Juan de Villacreces, dio el visto bueno a la fundación, hecho explicable al ser Miranda y su comarca tierra alternante entre ambas diócesis, y en 1400 el papa Bonifacio IX la confirmó. En los años siguientes, los jerónimos de San Miguel y la autoridad municipal de Miranda de Ebro sostuvieron diversos pleitos por el derecho de explotación de los pastos y bosques de los Montes Obarenes.
Los jerónimos ocuparon San Miguel del Monte hasta la Desamortización de 1836, tras la cual se inició una oscura etapa de pillaje y destrucción. Cuando ya estaba todo muy destrozado, se establecieron aquí los padres de la Congregación de los Sagrados Corazones, quienes recrearon parte de los edificios para destinarlos a noviciado y escolasticado (seminario mayor) de Filosofía. Fueron estos religiosos los que vendieron toda la finca a la Diputación Provincial de Burgos, la cual, con las precisas adaptaciones, destinó el recinto a residencia de ancianos.

Descripción
Del antiguo esplendor del monasterio jerónimo quedan los siguientes restos: varios tramos de la crujía norte del claustro tardogótico, emplazado en el costado meridional del templo, con sus arcos de medio punto y sus bóvedas de crucería estrellada con terceletes combados y claves; una portada clásica que probablemente fue la entrada de la portería monacal y que hoy es la entrada del asilo; y los muros perimetrales de la iglesia, con sus soportes que se elevan hasta el arranque de las desaparecidas bóvedas. Todo ello permanece, limpio y consolidado, en lo que actualmente es la zona de esparcimiento o jardín de la residencia de ancianos. Las nuevas construcciones ocupan el espacio de las antiguas, integrando viejos elementos de la fábrica primitiva. La vieja crujía claustral sobreviviente es prolongada por otras tres alas que cierran salvo por el lado de poniente el cuadrado del patio ajardinado. Son tres galerías de factura moderna, integradas en la residencia de ancianos.
La iglesia tenía planta de cruz latina con nave única de cuatro tramos, crucero de brazos cortos y cabecera recta, contrafuertes diagonales en las esquinas, coro alto a los pies y cuatro capillas laterales. Seguía modelos del gótico hispano-flamenco, aunque ya muy influido por el Renacimiento, y como novedad el arquitecto potenció la cabecera modulando un espacio unitario junto con el crucero. De los esbeltos pilares acanalados y el inicio de los nervios en palmera, que han sobrevivido a la destrucción, se deduce que las cubiertas debieron ser estrelladas. Quedan asimismo restos de portadas y de lucillos sepulcrales, como el empotrado en la pared norte del presbiterio, de estilo gótico isabelino, con arcosolio trasdosado en motivo flamígero y friso superior con crestería. En el lado de la Epístola (sur) se conserva un arco trilobulado tapiado que pudo ser una puerta o un vano sepulcral. En la construcción, a base de volúmenes decrecientes, pudo influir su emplazamiento en sitio abrupto. La fachada de la iglesia, semioculta por una enredadera trepadora, aparece limitada por un par de gruesos cilindros esquineros a modo de torres circulares, coronadas por pináculos con aristas erizadas con bolas. La fachada acoge una portada que es muy posterior a la fábrica original, con la que desentona claramente, ya que sigue modelos del barroco clasicista y consta de dos cuerpos, el primero con dobles columnas toscanas y el segundo con columnas jónicas.

(Wikipedia)

Capilla De San Pedro - Mondariz Balneario

Cerca del monumento megalítico de As Pedras se levanta esta pequeña y sobria capilla de orígenes remotos. Así lo demuestra la cruz de un cruceiro que se encuentra sobre una roca por delante de la fachada. Parece una cruz románica por lo que confirmaría el pasado de esta capilla. Cuenta la tradición que en esta pequeña iglesia tuvo lugar la boda del Rey Don Dinís de Portugal (O Rei-Poeta u O Rei-Trobador) con la infanta Doña Isabel de Aragón.
De la capilla resalta bien poco, ya que su aspecto barroco denota su sobriedad. Es de planta rectangular y una sola nave. En la fachada una sencilla espadaña de un campanario se levanta sobre el tejado a dos aguas. Se puede apreciar bien en toda las estructura las dimensiones anteriores más reducidad de la anterior capilla que tiene una sillería más irregular. Así todo esta tampoco sería parte de la original sino más bien del siglo XVII.

(Galicia Máxica)




martes, 31 de octubre de 2017

Santuario de San Pedro de Alcántara - Arenas de San Pedro

Se conoce como Santuario de San Pedro de Alcántara al último convento que erigió el santo extremeño; fue en un sitio apartado del término arenense en el que había una ermita dedicada a San Andrés del Monte, junto a la cual, fray Pedro de Alcántara mandó edificar un pequeño convento para que los frailes se dedicasen a la contemplación y a la vida de penitencia dentro de la línea de ascetismo que él propugnaba entre los miembros de su Orden.
La pronta muerte del fundador, que ocurrió en la Enfermería que entonces existía en Arenas -hoy residencia de ancianos- cambió el destino que el fraile extremeño había trazado para este convento y lo convirtió en centro de devoción, no sólo de los naturales del Valle del Tiétar, sino de personas de muy distinta clase social que acudían de los lugares más apartados de España.
A 3 kms. de Arenas, se llega siguiendo el cauce del río Avellaneda. A 250 m. antes de llegar, una cruz de piedra, señala, según la leyenda, la impronta dejada por la mano de San Pedro, tras un alto en el camino.
En el siglo XVIII, con la ayuda de Carlos III y sobre planos de Ventura Rodríguez, se levanta el complejo alcantarino que ha llegado hasta nuestros días. Especial interés puso en el trazado de la Capilla Real, edificada de nueva planta. Es de planta octogonal con pilastras de mármol que sostienen una cornisa sobre la que descansa una majestuosa cúpula con linterna.
Además de los cuatro ventanales de la linterna, contribuyen a la iluminación del sacro espacio cuatro ojos de buey que, en la parte inferior, rompen la solidez de la cúpula. Para que ésta adquiera mayor gracia, el artista diseñó cuatro franjas de rosetones en relieve con motivos vegetales que, si bien son simétricos en sentido decreciente, para cada uno de ellos ideó el artista una forma distinta. La generosidad de los fieles ha permitido una riqueza tanto en lo ornamental como en lo constructivo. 
En el altar mayor se representa la apoteosis del Santo en su ascensión a los cielos. Es un magnífico bajo relieve, también marmóreo, de grandes dimensiones (6,50 de alto por 3 de ancho) que fue realizado por Francisco Gutiérrez en 1773. A la altura del altar esta la urna, de pórfido, que guarda los restos de San Pedro de Alcántara que parecen protegidos por dos grandes figuras vigilantes, de alabastro, que simbolizan la Fe y la Esperanza.
En 1972 fue declarado Monumento histórico-artístico nacional.
El convento-santuario alberga varios museos: Sacristía, Sala Alcantarina, Claustros, museo franciscano de Arte Sacro.
La fe en el poder taumatúrgico del Santo ha sido tal que desde su construcción el santuario ha sido centro de peregrinación tanto de los nobles como de la gente sencilla; el 19 de octubre, acuden hombres, mujeres y niños, tanto de Arenas como de los pueblos cercanos sin olvidar a muchos que se desplazan desde La Vera y, sobre todo, de la campana de Oropesa, donde también residió el santo; lo hacen para cantar lo loores del Santo y sacar su estatua en procesión por el campillo. Hoy como ayer, la gente conoce sus milagros y acude, cada día, a invocar su ayuda en las necesidades.
Después, para conocer mejor la vida del Santo, muchos peregrinos visitan el Museo Alcantarino en el que se guardan una serie de documentos de muy diverso carácter relacionados con la vida y la época en la que vivió San Pedro de Alcántara.

(Ayuntamiento) 

Monasterio de la Inmaculada Concepción - Loeches

El monasterio de la Inmaculada Concepción es un monasterio ubicado en la localidad española de Loeches, frente a la plaza de la Duquesa de Alba. Es conocido también como el convento grande.

Historia
Fue fundado en 1640 por Gaspar de Guzmán y Pimentel, I conde-duque de Olivares, valido del rey Felipe IV. La obra fue terminada por su sobrino, Luis de Haro y Guzmán, marqués del Carpio y IV conde-duque de Olivares y, más tarde, se convertiría en una de las iglesias más ricas en obras pictóricas de España, con objetos dados al conde-duque de Olivares por parte del rey Felipe IV. También familiares de las Madres Dominicas donaron muchas otras obras. La colección de arte tenía obras de la Escuela de Voss, Alonso Cano, Rubens, Bassano, Tintoretto, Veronés, y Miguel Ángel, entre otros.
En 1809 la colección fue saqueada por el general Horace Sebastiani de la Porta durante la invasión francesa y muchas de estas obras fueron llevadas a Francia, donde hoy pueden ser vistas en museos como el Louvre. Otras pinturas se ubican hoy en otros museos como la British Gallery de Inglaterra o en el State Art Museum of Florida en Florida.
Actualmente el monasterio es patronazgo de la Casa de Alba, actuales Condes-Duques de Olivares.

Panteón familiar de la Casa de Alba
En 1909 Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, duque de Alba de Tormes y conde-duque de Olivares, fundó un panteón agregando una capilla al monasterio para la Casa de Alba, que fue obra de Juan Bautista Lázaro inspirado en el de El Escorial.
Destaca en dicho panteón el mausoleo de la condesa de Montijo, María Francisca de Sales Portocarrero (hermana de Eugenia de Montijo, emperatriz de Francia), obra de Charles-Alphonse-Achille Gumery.

(Wikipedia)

Monasterio de El Zarzoso - El Cabaco

El Monasterio de monjas franciscanas de la Tercera Orden Regular de El Zarzoso en el municipio de El Cabaco (Provincia de Salamanca, España), se encuentra enclavado en la vertiente sur de una de las estribaciones montañosas del norte de la Sierra de Francia.

Descripción
El edificio del monasterio forma un rectángulo irregular, con centro en el claustro, a partir del cual se disponen el resto de las dependencias.
Un muro de unos 4 metros de altura, delimita la huerta del monasterio, y se extiende hacia el norte, en un profundo desnivel, que permite que el agua, cuyos nacederos se encuentran en la parte alta de la cerca, lleguen al monasterio por su propio peso.
En el ala oeste se sitúa la iglesia, edificio gótico, de una sola nave, separada del presbiterio por un arco ojival de moldura ondulada. Realizado en piedra de Villamayor, el presbiterio acoge en su frente un espléndido retablo, con hornacina central y dos laterales, separadas por columnas, expositor, sagrario y mesa de altar, todo ello realizado en piedra policromada, y escudo franciscano flanqueado por dos ángeles, en el piso alto.
Las paredes laterales son, asimismo, de gran interés, realizadas igualmente en piedra, tiene una composición similar, con dos hornacinas enmarcadas en sendos arcos de medio punto, rematados en una cenefa de piedra labrada, y separadas por medias columnas decoradas, con escudos en piedra policromados en dorado, acogen un fresco y retablo de piedra respectivamente.
El presbiterio se cubre mediante bóveda de nervios que apoyan en basas situadas en el tercio superior de las paredes, al igual que las que cubren la nave, aunque en este caso no se realicen en piedra de Villamayor, como en el presbiterio.
El acceso principal a la iglesia se realiza mediante arco de medio punto, enmarcado en sillería de granito.
En el ala sur se localiza la fachada y entrada principal del monasterio, a través de la cual se accede a un espacioso torno y al claustro.
A su lado la sacristía, que conserva en su parte alta dos celdas originales, mientras que el resto ha sido acondicionado para usos actuales.
En el ala este se sitúan los locutorios, el comedor antiguo, y las nuevas celdas de la comunidad en el piso alto. Al norte se sitúa la cocina, despensas, comedores y la hospedería.
Independientemente del cuerpo del monasterio y de idéntica construcción, se localiza en la zona suroeste del conjunto el edificio conocido como la Casa del Capellán, de dos plantas, conserva la baja en su estado original.

(Wikipedia)

Monasterio de San Salvador de Asma - Chantada

Se trata de un monasterio de origen antiguo inicialmente doble, con monjes y monjas, cuya fundación se atribuye a los condes Ero Ordóñez y Adosinda (en el siglo IX) a raíz de un documento redactado por una bisnieta suya en el año 1073, aunque los restos arquitectónicos de época anterior hacen pensar que, al menos, la iglesia sea más antigua. Quizás hacia el 1100 la casa adoptó la Regla de San Benito, aunque esta fecha se pueda retrasar si tenemos en cuenta que la calidad de monasterio doble se mantuvo hasta más adelante. Este monasterio era el centro de un señorío donde se administraba, con poderes de jurisdicción civil y criminal, este territorio. Además, mantenía una serie de parroquias bajo su dependencia.
La casa fue favorecida por la realeza, se tiene conocimiento de donaciones y otorgamiento de privilegios a su favor efectuados por Alfonso IX de León y también Fernando III de Castilla, Alfonso X, Sancho IV y aún sus sucesores velaron y defendieron los derechos del monasterio. Todo ello no evitó que a mediados del siglo XIV la casa se ​​encontrara en franca decadencia y pasara por una época de penalidades económicas. A finales del siglo XV se reformó este monasterio que fue puesto bajo la dependencia de la Congregación de San Benito de Valladolid, a partir de una bula del papa Alejandro VI del año 1496, quedó anexionado a la gran casa castellana la que gobernaba de hecho el priorato de Chantada.

(Monestirs)

jueves, 26 de octubre de 2017

Monasterio de La Purísima Concepción y San Bernardo - Villarrobledo

Fundado en 1597, fue el primer convento creado en Villarrobledo. Se construyó sobre el antiguo Hospital de la Caridad, que a su vez había sido levantado sobre la primitiva iglesia de la Concepción de mediados del siglo XV. Desde el punto de vista arquitectónico el monasterio de San Bernardo es de estilo renacentista popular, ocupa un gran solar en la zona centro de Villarrobledo y cuenta con una iglesia de una sola nave, en cuyo interior, tradicionalmente, se venera al Cristo de Medinaceli.

(Ayuntamiento)

Iglesia de San Miguel de Desteriz - Padrenda

En el valle del Miño, sobre un montículo de 169 metros, se situa la iglesia parroquial de San Miguel de Desteriz, en el concello de Padrenda. Hay quien afirma que el origen suevo de este topónimo aunque sin embargo no se puede demostrar. Este estratégico montículo situado sobre el valle del Miño fue utilizado hace más de 2000 años por un poblado castrexo y siglos después fue aprovechado para la ubicación de una fortaleza que servía de vigilancia fronteriza. Aún hoy se puede ver parte de una de las murallas defensivas de esta.
Hoy ocupa el lugar una iglesia barroca del siglo XVII con pasado románico, ya que sabemos de su existencia ya en el siglo XIII a través de una donación al Monasterio de Santa María de Fiaes.
En el interior destacan las pinturas murales del XVIII de la bóveda en donde se representan a los Apóstoles, a los Evagenlistas y otras figuras religiosas.
Por Desteriz circulaba una ruta jacobea proveniente de Portugal. Testigo de esto era una talla del Apóstol dispuesta sobre el altar mayor destruida por las disposiciones del Concilio del Vaticano II. También existía una hermosa talla de San Miguel. Un caso similar ocurrió también en la vecina iglesia Da Veiga, en Gorgua.
Desde el atrio de la iglesia disfrutaremos de unas hermosas vistas del valle de Miño y del embalse de Frieira.
Junto a la iglesia se encuentra el Pazo de Tarendo.

(GALICIA Máxica)

Monasterio de la Concepción - Villafranca del Bierzo

Este convento de clarisas fue fundado por el marqués de Villafranca D. Pedro Álvarez de Toledo (1546-1627) para su hija María de Toledo, nacida en 1581, que quería profesar como monja. Inicialmente esta se incorporó a la comunidad de la Concepción de Villafranca, pero su voluntad de hacerse clarisa hizo que su padre promoviera la fundación de un monasterio de esta orden en Villafranca. En 1594 el fundador obtuvo la oportuna licencia del Papa para convertir un antiguo hospital de peregrinos en monasterio y el año 1606 se oficializó este nuevo establecimiento con la llegada de monjas procedentes de las Descalzas Reales de Madrid.

(Monestirs)

Monasterio de la Resurrección - Zaragoza

Uno de los monumentos mudéjares más interesantes e importantes del amplio elenco que de este estilo se conservan en la ciudad de Zaragoza es el Monasterio de la Resurrección, más conocido como del Santo Sepulcro, tanto desde el punto de vista religioso como del artístico. Perteneciente a la Orden Canonical del Santo Sepulcro, es el único de la Orden que pervive en España; por otra parte es también es el único complejo monástico completo de estilo mudéjar que se conserva en Aragón.
Está situado en el barrio del Boterón, dentro del casco antiguo de la Ciudad, anexo a la antigua muralla romana de la que aprovecha dos torreones y un lienzo. El monasterio ha dado nombre a una calle que desde las cercanías de la Seo llegaba antiguamente hasta la que fuera Universidad de Zaragoza en la calle de este nombre. Actualmente, y desde la construcción de la nueva fachada a finales del siglo XIX, el tramo que ocupa la misma pasó a denominarse de Don Teobaldo, conservando desde la calle Mundir I hasta la plazuela de San Nicolás su primitivo nombre.
Junto a las dependencias monásticas se levanta la iglesia de San Nicolás de Bari, que forma parte del monasterio desde su cesión al mismo en el siglo XIV por el arzobispo don Lope Fernández de Luna, y de la que todavía perviven ocultos interesantes restos de su fábrica mudéjar, que también la tuvo.
A pesar del interés artístico de sus dependencias y de las obras de arte que atesora, el Monasterio de la Resurrección es un gran desconocido para la mayoría de los zaragozanos. Tal vez la clausura que hasta hace no muchos años imposibilitaba su visita, ha condicionado este desconocimiento, que también se extiende a los estudiosos del tema, siendo muy escasa la bibliografía sobre el edificio, de tal manera que son las ponencias de las diferentes “Jornadas de Estudio de la Orden del Santo Sepulcro” las que mayor información nos proporcionan hasta la fecha sobre el devenir histórico y artístico del conjunto monacal, sin olvidar las valiosas aportaciones tanto de Wifredo Rincón García como de Fernando López Rajadel que se han venido a sumar a las ya publicadas en su día de Gonzalo Borrás Gualís y José Galiay.
Desde hace un tiempo se programan visitas guiadas al Monasterio, con horarios y fechas que se pueden consultar en la web de la Comunidad.
Aunque no entra de lleno en el ámbito de esta web, me ha parecido interesante, en base a lo anterior, el hacer una breve reseña histórica de los siete siglos de existencia de la comunidad. A continuación se pasa a la descripción de las diferentes partes y estancias del Monasterio. Si no se quiere navegar por todas las páginas, en la parte superior de las mismas aparece un menú a través del cual se puede elegir la dependencia o elemento concreto que se quiere visualizar. 

(Aragón Mudéjar)

martes, 24 de octubre de 2017

Monasterio de la Trinidad - Valencia

El monasterio de la Trinidad sito en la calle Trinidad de la ciudad de Valencia (España) es un edificio que fue fundado en 1242 como cenobio y hospital.

Historia
En 1444 fue ocupado por las religiosas Clarisas por expreso deseo de la reina María, esposa de Alfonso el Magnánimo, que quería disponer de un lugar de retiro junto a la ciudad, y a tal efecto lo colmó de donaciones y privilegios. La reina, que vivía con sus damas en el vecino Palacio del Real, tenía estancias propias en el monasterio, donde también está su sepulcro. También está enterrada allí la infanta María de Aragón, hija de Fernando el Católico. Su biblioteca consta de medio centenar de pergaminos, documentos y libros de gran valor, por ejemplo, el manuscrito autógrafo de la Vita Christi de Sor Isabel de Villena, principal abadesa del cenobio; también existe una de las primeras ediciones de esa obra. Hay varios manuscritos de Jaume Roig, autor del L'Espill, quien fue médico de las monjas y uno de los que aportaron dinero para las construcción del monumento, diversos cancioneros del siglo XV, una primera edición de la Historia del convento de la Trinidad de Agustí Sales, la bula del papa León X y el Libro de la casa de la Reina, especie de inventario de las grandes familias de la Valencia del siglo XV y las limosnas que aportaron para construir el monasterio.
El claustro y el refectorio son de estilo gótico y la iglesia de decoración barroca. Hay inscripciones en las claves de la bóveda del refectorio y un arco gótico de doble vuelta que gira sobre sí mismo. El "compás" o segundo claustro es una plaza porticada desde la que se accede a la iglesia. La fachada del templo es un magnífico ejemplo del gótico flamígero y su decoración recuerda a la Lonja y hay una réplica de un magnífico rosetón de cerámica renacentista. También hay diversas pinturas barrocas y numerosas reliquias, entre ellas un fragmento de la cruz de Cristo o lignum crucis y una espina de su corona.
Actualmente el convento está deshabitado, tras la marcha a principios de 2014 de las últimas monjas de clausura, por lo que solamente es posible visitar mediante petición. Se puede admirar la fachada de la iglesia, construida con sillería y tapial en estilo gótico valenciano.
La puerta principal es del siglo XV y está emparentada con las de la Lonja. Sobre ella, cabe destacar el bellísimo tondo renacentista de cerámica, hecho en Italia, cuyo original se custodia en el Museo Nacional de Cerámica.

(Wikipedia)

martes, 17 de octubre de 2017

Santuario de Montesclaros Valdeprado del Río

Está situado en el sur de Cantabria, Valdeprado del Rio, demarcación de Los Carabeos. Es un conjunto rodeado de bosques de roble, hayas, avellanos y plantas bajas tales como argomas, helechos, brezos… Está a 950 metros sobre el nivel del mar.

Un Poco de Historia
Especulando sobre las edificaciones, el entorno histórico, las tradiciones y los hallazgos podríamos decir que en este lugar ha habido cristianos desde tiempo inmemorial (siglo IV-V). Empezando por la cueva, pudo haber sido habitáculo de ermitaños desde los orígenes del cristianismo en la zona. Parece ser que los primeros difusores del cristianismo por estos lugares fueron los romanos de Juliobriga a escasos kilómetros del Santuario de Montesclaros.

La cueva de la Virgen
El Santuario de Montesclaros alberga una cueva en el fondo de sus instalaciones, que pudo haber sido habitáculo de ermitaños desde los orígenes del cristianismo en la zona. Parece ser que los primeros difusores del cristianismo por estos lugares, fueron los soldados romanos de Julióbriga, a 8 km. de Montesclaros. Cabe sospechar que, como el cristianismo era perseguido en la época romana, algún cristiano pudo refugiarse en estos montes y establecer su morada en la cueva.
Es posible a juzgar por la capilla prerrománica que la imagen de la Virgen haya sido traída por los visigodos (al lado de la capilla prerrománica se dibuja un arco típicamente gótico), alrededor del año 1000 y que en algún momento fue enterrada en el cueva, ante los temores de la época, y que según la tradición, fue descubierta por un toro que pastaba los lugares, como hacen aún, hoy día. La imagen actual es del siglo XIV.
En la Iglesia se encuentran también los sarcófagos de dos caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén, del siglo XIV.

Fiestas
Se celebran dos fiestas principales al año: el último domingo de mayo se celebra; “La Fiesta de la Rosa”; la otra fiesta el segundo domingo de septiembre “El día de los Procuradores” para agradecer a los alcaldes y a sus pueblos, de la Merindad de Campoó, el aprecio y defensa que siempre manifestaron por el Santuario y Convento y sus valores espirituales y culturales.

(Cantabria rural)

Santuario de Nª Sª de Alconada - Ampudia

El Santuario dedicado a nuestra Patrona, la Virgen de Alconada, se encuentra situado a tres kilómetros del pueblo, en el lugar donde según cuenta la leyenda, la Virgen se apareció al pastor Marcos. Tiene un marcado carácter mariano comarcal, tal y como lo demuestran los más de 45 pueblos de la zona que veneran a la Virgen de Alconada.
El Santuario dedicado a nuestra Patrona, la Virgen de Alconada, se encuentra situado a tres kilómetros del pueblo, en el lugar donde según cuenta la leyenda, la Virgen se apareció al pastor Marcos. Tiene un marcado carácter mariano comarcal, tal y como lo demuestran los más de 45 pueblos de la zona que veneran a la Virgen de Alconada.
La construcción se sienta sobre un templo románico construido hacia el año 1219, cuyos restos perduran en la fachada norte. En el archivo parroquial se conservan los “Acuerdos y Actas Capitulares” que relatan el proceso histórico que se siguió para la edificación del santuario.
Las obras comenzaron en 1713. La Patrona se trajo a la Villa y fue colocada en el Altar Mayor de la Iglesia, donde permaneció hasta 1747, año en que fue devuelta al Santuario. Para la construcción del templo, se formó una jun ta compuesta por representantes del Cabildo Capitu Ampudia lar y del Ayuntamiento. El maestro arquitecto fue Fray Justo Antonio Suárez, dominico del convento de San Pablo de Valladolid, a cuyas órdenes trabajaron los constructores. En un primer momento se pensó en construir un Santuario de mayores proporciones, pero la falta de recursos económicos impidió que pudiera llevarse a cabo.
Decidieron entonces salir a pedir, recogiendo limosnas de mosto y grano. Se compraron parejas de bueyes para arrastrar los materiales. Por las calles, se organizaron 8 cuadrillas de voluntarios para hacer las zanjas, pulir las piedras, cortar madera…
La ermita está edificada en sus primeros metros por piedra de sillería labrada parcialmente, pero debido a la mencionada falta de medios económicos y a la urgencia por terminar el templo, se finalizó con piedra de mampostería.
El recinto sagrado, de una sola nave, tiene forma de cruz latina, con cúpula de media naranja en el crucero, y se adorna con cinco retablos.
El Altar Mayor, es neoclásico, de madera policromada imitando a mármol. En la parte central está el trono de Nuestra Señora formado por arco de piedra de sillería.
En las últimas décadas se han llevado a cabo obras de mantenimiento y mejora del templo, tales como, entre otros, impermeabilizar la cubierta, reforzar los muros y suprimir el yeso en los mismos, derribar el coro de cemento armado construido en 1953, limpiar la sacristía y acristalar ventanales.

(Ayuntamiento)