Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



sábado, 10 de junio de 2017

Monasterio de San José - Calahorra

Este convento se fundó en Calahorra en 1598 con religiosas Descalzas de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Muchas fueron las personas que apoyaron la construcción del mismo, siendo consagrada su iglesia en el año 1642, entre otras cabe destacar, al Obispo de Calahorra y La Calzada, Pedro Manso de Zúñiga y el titular del Patronazgo, José González de Uzqueta.
La iglesia del monasterio es la única dependencia que en la actualidad se puede visitar, consagrada en 1642, es de planta de cruz latina, de clara raigambre carmelitana que sigue el modelo canónico de principios del siglo XVII.
La fachada de la iglesia consta del típico rectángulo carmelita coronado por frontón triangular rematado por bolas. Encima de la puerta principal una imagen en piedra de San José con el niño de 1649 y de procedencia madrileña, a ambos lados águilas tenantes de escudos de González de Uzqueta.
El retablo mayor de estilo clasicista, es de la primera mitad del siglo XVII, en el centro del cuerpo, grupo escultórico de la Trinidad y de la escuela castellana de Gregorio Fernández. En las calles laterales y ático, lienzos sobre la vida de Santa Teresa.
En el retablo lateral de la izquierda puede admirarse la extraordinaria talla de Cristo atado a la columna, obra de Gregorio Fernández de 1625 y un óleo de Jesús Salvador del Mundo.
En la nave central existen dos retablos neogóticos con las imágenes de Santa Teresa de Jesús en el lateral derecho.
En el brazo sur del crucero, un lienzo de Bartolomé Román de 1644, que representa e martirio de San Bartolomé y en el coro bajo, un magnífico crucifijo romanista de finales del siglo XVI, obra del escultor portugués Manuel Pereira.
El monasterio cuenta con una hospedería con un amplio patio interior. Las monjas carmelitas que viven aquí elaboran exquisitos dulces y pastas de repostería monástica.

(La Rioja turismo)

Iglesia de Sant Medir - Sant Gregori

El origen de Sant Medir lo encontramos en la comunidad monástica del siglo IX y que el 949 fue trasladada a Amer, quedando así únicamente como parroquia. La iglesia conserva la estructura del templo románico, del siglo XI, con una nave y absis semicircular con decoración de arcos lombardos en el exterior. El siglo XVIII, sin embargo, una importante reforma le dió el aspecto actual, con capillas laterales y una sobria fachada, mientras que el campanario, con guardapolvo, pináculos y cubierta piramidal, es del siglo XIX. Desde los años 80 hasta entrado el siglo XXI la iglesia fue espacio de culto de la comunidad de monjas cistercienses de Santa Maria de Cadins que residieron en la rectoria de la iglesia como monasterio.

(Mancomunitat de la Vall de Llémena)

Cartuja de Escaladei-La Morera de Montsant-

Al monasterio de "La Cartuja de Escaladei" fundado en el siglo XII por la orden religiosa de los Cartujos, se la considera la primera cartuja de la Península Ibérica.
Su origen se remonta al año 1194 en el que el rey Alfonso II donó las tierras en las que más tarde se levantó el monasterio.
Posteriormente se realizaron sucesivas remodelaciones hasta llegar al Siglo XVIII en el que había tres claustros y 30 celdas.
El nombre actual de la comarca. "Priorato", procede de la existencia de esta cartuja. En 1835 se abandonó la comunidad lo que derivó en la destrucción del conjunto de edificios.
En la actualidad es posible visitar sus ruinas en las que aún se puede contemplar el portal barroco de la Madre de Dios, la iglesia y una celda reconstruida que cuenta con el mobiliario y los utensilios propios de la vida monástica.
La cartuja de Escaladei se encuentra situada en el pueblo de mismo nombre, término municipal de La Morera de Montsant
La cartuja fue fundamental en el origen del cultivo de la vid en la región y que actualmente conforma la "Denominación de Origen Calificada Priorato".

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

lunes, 29 de mayo de 2017

Monasterio de Nuestra Señora de Valvanera - Anguiano

El Monasterio de Nuestra Señora de Valvanera se encuentra en el término municipal de Anguiano, en uno de los valles de la Sierra de la Demanda La Rioja (España) a algo más de 1000 msnm, rodeado de espesos bosques de frondosas junto a las cimas del San Lorenzo, en un entorno de gran riqueza forestal. Hoy es un priorato benedictino de la Congregación de Subiaco-Montecasino. En 1954 envía 12 monjes al Monasterio de El Paular para reactivar la presencia monástica, abandonada desde la desamortización de Mendizábal.

Historia
El nombre de Valvanera parece derivar de la expresión latina "Vallis Venaria" que significaría 'Valle de las Venas de agua' aunque también se cree que podría tener otros significados, como el de 'valle de la caza' o 'valle de Venus' (haciendo referencia a un antiguo culto en los montes cercanos) en latín serían los topónimos de "Vallisvenarie".
El primer documento en el que aparece Valvanera, pertenece a un acuerdo en el año 1016 entre Sancho Garcés el Mayor y su suegro Sancho García, donde fijaban los límites de sus respectivos reinos.
Los historiadores modernos vinculan los orígenes del Monasterio con el hallazgo de la imagen de Santa María por Nuño Oñez, alrededor del último tercio del siglo IX. De Nuño Oñez se dice que fue un "hombre de vida licenciosa y dedicado al pillaje que, tras arrepentirse milagrosamente de su vida anterior, se retiró a la cueva de Trómbalos, en Anguiano. Cierto día se le apareció un ángel que le mandó ir hasta el valle conocido como Valvanera y buscar en el interior del roble más sobresaliente una imagen de la Virgen, trasladarla a una cueva próxima situada en un peñasco, donde se creó la ermita del Santo Cristo". En torno a la imagen se reunirían un grupo de ermitaños que con el tiempo fueron adoptando una vida regular inspirada en la Regla de San Benito.
El primer Abad del monasterio fue Don Sancho, a partir del año 990.
Se conserva el texto manuscrito de la regla benedictina llamado "Esmaragdo", fechado en el año 954 (actual 992) con una nota en la que dice que fue escrito para Valvanera.
El milenario monasterio estuvo abandonado a causa de la exclaustración de Mendizábal entre 1835 y 1883. El agustino Toribio Minguella tiene un lugar destacado en la restauración. Inicia, con los frailes del Monasterio de San Millán de Yuso, una campaña de predicaciones por toda La Rioja promoviendo la vuelta de la imagen y avivando la devoción a la advocación de la Virgen de Valvanera. Tiburcio Lanas animado por sus palabras inicia la reconstrucción de las ruinas del edificio, tarea en la que es ayudado más tarde por otros voluntarios. Al final de sus días escribió el libro Historia de Valvanera. A iniciativa suya, un grupo de monjes del Monasterio de Montserrat se instaló en Valvanera en octubre de 1883 y reinició la vida monástica, como priorato de la abadía montserratina. Desde entonces, los benedictinos han vivido en Valvanera ininterrumpidamente.
Los edificios más antiguos conservados hoy en día, son la torre románica y la iglesia. Actualmente junto al monasterio existe una hospedería. En la actualidad hay 8 monjes.
La primera iglesia visigótica se construiría en el siglo X con la llegada de los primeros ermitaños, esta sería sucedida por otra prerrománica consagrada en el 1073 por el Obispo Fortunio, siendo rey Sancho Garcés IV de Navarra. Tras esta se construyó una iglesia románica consagrada por Rodrigo, Obispo de Calahorra el 16 de septiembre de 1183.
La actual es del gótico tardío, de final del siglo XIV, es de una sola nave con forma de cruz y en ella se venera a la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja.

Santa María del Castillo de Claramunt-La Pobla de Claramunt-Barcelona

Santa Maria de! Castillo de Claramunt es una iglesia en ruinas construida por encima de las murallas del Castillo de Claramunt, en el ayuntamiento del mismo nombre.
La primera noticia que se conoce del conjunto de la iglesia y el castillo data del 978.
En el verano de 1463 durante la Guerra Civil Catalana, el conjunto fue derribado a petición del consejo de Igualada, aliado de la Generalidad de Cataluña.
En el año 1484 ya se había reconstruido el castillo, aunque de la iglesia sólo se reconstruyeron las dos naves correspondientes a los dos ábsides, los que se habían mantenido durante el derribo. El culto religioso fue abandonado definitivamente en 1606, aunque el año 1754 Benedicto XIV concedió desde el patio del castillo la indulgencia plenaria durante la fiesta de la Santa Cruz del 3 de mayo.
Actualmente esta fiesta se denomina «Aplec de la Santa Cruz» y se celebra el primero de mayo de cada año.
Durante la Guerra de Sucesión española las tropas de Felipe V ocuparon el castillo. La población de la zona sufrió ataques y continuos saqueos durante la Guerra de la Independencia española.

Iglesia del Santo Sepulcro - Alcoy

En 1595 el Patriarca Juan de Ribera colocó la primera piedra de esta iglesia y bendijo el área del nuevo templo, que se erigió en el lugar donde se encontraba la capilla abierta al culto donde se encontraron las Sagradas Formas sustraídas del templo parroquial de Alcoy, en 1568.
La portada de este templo es de estilo neoclásico, y su interior ha experimentado varias reformas, siendo la última en 1917. Se conservan diferentes reliquias y la imagen del Niño Jesús del Milagro.
En 1596, el Arzobispo de Valencia Juan de Ribera, estableció la orden de Agustinas Descalzas y fundó este convento. Actualmente las monjas Carmelitas Mensajeras del Espíritu Santo cuidan de este monasterio y de la iglesia del Santo Sepulcro, edificada para conmemorar el “Robo y Hallazgo de las Sagradas Formas” acaecido en 1568 en el solar que ocupa actualmente la iglesia.
La fachada lateral, de estilo barroco regionalista, fue proyectada por Vicente Valls Gadea en 1925.

(Turismo Alcoy)

miércoles, 17 de mayo de 2017

San Juan de Duero - Soria

Iglesia
La iglesia es muy sencilla, de una sola nave con presbiterio y ábside; aquél, con bóveda de medio cañón apuntado, y éste, semicircular con bóveda de horno. No tendría nada de llamativo si no fuese por los dos templetes dispuestos uno a cada lado del presbiterio a modo de iconostasio, de forma que podía cerrarse el espacio que quedaba entre ambos y ocultar al sacerdote en el momento de la consagración, siguiendo las normas del rito griego. Se trata de dos baldaquinos, de cúpula esférica, el uno, y cónica, el otro, pero en ambos casos esquifadas y montadas sobre columnas de cuádruple fuste y capitel y basa únicos. Los capiteles ostentan relieves figurativos de meritoria labra escenificando pasajes evangélicos y alegóricos. En uno de ellos se contempla la Virgen tumbada en la cama mientras una mujer arregla la almohada. San José aparece muy deteriorado, el niño en la cuna y, sobre toda la escena, la mula y el buey bajo una estrella. Es curioso ver cómo hay tal abundancia de imágenes, que las ovejas de la Anunciación invaden la escena de la Adoración de los Reyes y la Virgen y el Niño al que adoran están tan esquinados que aparecen torcidos.

Claustro
Con ser originales estos dos templetes, lo es más el claustro construido en el siglo XIII. Forma un cuadrilátero irregular cuyos cuatro ángulos, esto es, la propia esquina achaflanada y los semilados que en ella concurren, son diferentes entre sí. El ángulo noroccidental, anterior a los demás, es típicamente románico, con arcos de medio punto y basamento corrido. El nororiental no tiene basamento, siendo sus columnas de fustes cuádruples dispuestos en forma de cruz, y sus arcos túmidos. El vértice sudeste posee columnas acanaladas de sección cuadrada y arcos túmidos que se cruzan entre sí. El otro ángulo, el suroeste, tiene columnas de doble fuste circular y capiteles ornamentados, sobre los que apoyan los arcos apuntados que se cruzan de forma parecida a los del ángulo anterior, pero con mayor simplicidad. Se trata sin duda de uno de los espacios claustrales más excepcionales no ya de España, sino de todo Occidente, pese a haber perdido la techumbre y presentarse en la actualidad como ruina (restaurada, no obstante).
Gustavo Adolfo Bécquer escribió uno de sus más conocidos relatos, la leyenda de El Monte de las Ánimas, basándose en los Caballeros o Templarios y los parajes de su alrededor.

(Wikipedia)