jueves, 14 de diciembre de 2017

Monasterio de Nª Sª de la Piedad - Casalarreina

Don Juan Fernández de Velasco, Obispo de Calahorra y la Calzada y más tarde de Palencia inicia la construcción del Monasterio siendo la Iglesia monasterial su Mausoleo.
Cuando muere Don Juan en el 1520, su hermano Don Iñigo Fernández de Velasco y de Mendoza tutela las obras del  Monasterio, Condestable de Castilla entre otros títulos es miembro de la regencia  junto al Cardenal Adriano de Utrech  que en 1522 lo inaugura como Papa electo con el nombre de Adriano VI, es el primer lugar de la península  consagrado por un Papa.
En el Monasterio se sitúan grandes maestros como Gil de Hontañon, Felipe de Bigarny, Juan de Rasines futuro maestro de obras de los Condestables, etc.  El Conjunto Monasterial, habitado por monjas Dominicas Contemplativas de Clausura desde su fundación, abarca 55.000 m² .Se inicia su construcción en 1514 y 10 años más tarde en 1524 se concluyen las obras, hay una gran unidad estilística, modelo reyes Católicos.
Dadas las características de la capilla mayor (una crucería trebolada compleja  plana) abundan los contrafuertes más que en cualquier otro monumento riojano. La nave responde al típico estilo Reyes Católicos. Es la iglesia mas cuidadosamente trazada en la región.
La portada principal es, sin, duda, la de mayor riqueza de la comarca, un retablo en piedra, albergando en su tímpano La Piedad en cuyo vértice la simbología de la Eucaristía el Pelicano. El conjunto de la portada es un monumento funerario a Cristo, expresado en el doble lenguaje teológico y alegórico-pagano poniendo en conciliación ambas doctrinas (característico del renacimiento neoplatónico), domina el tema “candelieri”.
En la contraportada además encontramos a Baco y a Hércules con sentido salvífico, pioneros en la salvación de las almas y en la resurrección tan utilizados en los sarcófagos romanos hasta el siglo III. Nos encontramos con  un Renacimiento Humanista, y  es del mas primitivo de España.

(La Rioja Turismo)

Monasterio de Samos

El Monasterio de Samos es, sin duda, uno de los más antiguos e importantes de los muy numerosos cenobios de tierras de Galicia.
Este monasterio de Lugo se encuentra en el pueblo de Samos, cabeza del municipio del mismo nombre. Esta tierra lucense es un lugar ideal para un monasterio de origen medieval pues se asienta en un valle estrecho, encajonado entre montañas. Además es lugar de paso del Camino de Santiago.
El monasterio de San Julián y Santa Basilisa de Samos (aunque se conoce más como simplemente Monasterio de San Julián de Samos) tiene origen altomedieval, concretamente de época del Reino Visigodo en el siglo VII, atribuyéndose su fundación a San Martín Dumiense y renovado por San Fructuoso.
Además hay una inscripción empotrada aparecida en el siglo XIII en la que el obispo de Lugo describe cómo bajo su mandato se restaura en el siglo VII el antiguo monasterio.
Los avatares, guerras y conflictos medievales afectaron en numerosas ocasiones al monasterio. Así debió ocurrir en el siglo VIII pues fue abandonado por los monjes durante la efímera dominación musulmana. Tras su retirada al sur, el cenobio fue nuevamente ocupado y reverdecida la vida monacal.
El Monasterio de Samos fue ocupado por mozárabes que venían huyendo de Al-Andalus en tiempos del rey Fruela I que les asignó un coto en estas tierras.
Precisamente el hijo de éste, el que sería el gran rey Alfonso II el Casto pasó de su infancia aquí, junto a su hermana Jimena, tras la muerte por asesinato de su padre, cuando su vida peligraba por las continuas conspiraciones aristocráticas del recién nacido Reino Astur.
Durante el siglo X, Samos sufre la momentánea expulsión de los monjes por parte del obispo lucense don Ero pero reverdece poco después y se convierte en un monasterio benedictino y recupera su auge en el XII bajo la reforma cluniacense.
No fueron los únicos percances del Monasterio de San Julián de Samos ya que en tiempos modernos sufrió varios incendios y la exclaustración de Mendizábal de 1835, aunque fue reocupado de nuevo por monjes a finales del siglo XIX.
El Monasterio de San Julián de Samos se convirtió en Sede de la Orden de monjes benedictinos a comienzos del siglo XIX.

Arquitectura
El conjunto monástico de San Julián de Samos procede de distintas épocas, aunque mayoritariamente abarca desde el Renacimiento hasta el Neoclasicismo. Todas las dependencias y su conjunto son de enormes proporciones y se aprecia que en sus promotores y sus arquitectos se buscó una grandiosidad al tiempo que contenida decoración que desembocase en contenida sobriedad.

La iglesia
La iglesia es del siglo XVIII, construida entre 1734 y 1748., que aunque barroca por época más bien parece neoclásica por las formas austeras y clasicistas que muestra. Tiene planta de cruz latina y tres naves. Las bóvedas son de medio cañón con casetones y los apoyos, arcos semicirculares sobre fuertes pilares con pilastras dóricas en sus caras. En le crucero se elevó una enorme cúpula semiesférica sobre pechinas con relieves de los doctores marianos benedictinos San Ruperto, San Bernardo, San Anselmo y San Ildefonso.
La barroca fachada también es una obra del siglo XVIII y a pesar de su buena articulación se aprecia algo rechoncha al estar inacabada, pues no se llegaron a construir las torres laterales.
La escalera de acceso recuerda a la del Obradoiro de la Catedral de Santiago. Por ella llegamos a la puerta propiamente dicha que es adintelada. Esta puerta se rodea de una fachada monumental dividida en dos cuerpos horizontalmente, siendo el inferior de doble altura que el superior, aunque reproducen aproximadamente la misma estructura vertical y ornamentación a base de columnas dóricas y anchísimas pilastras murales.
Si el piso inferior lleva como vanos la puerta de ingreso y dos ventanales, el superior se orada mediante un óculo circular y dos troneras para las campanas.

Los claustros
Pero si la iglesia provoca el interés por su monumentalidad, más aún lo tiene su pareja de claustros, el del Padre Feijoo y el de las Nereidas.
El Claustro grande o de Feijoo es el más grande de España con crujías de casi sesenta metros de longitud.
Fue construido en el siglo XVII, entre 1685 y 1689 en estilo herreriano. El alzado de las pandas se forma mediante tres pisos o niveles. El piso inferior muestra galerías abiertas al patio mediante arcos de medio punto (nueve por crujía) que apoyan en pilastras dóricas adosadas a machones que se decoran también con grandes pilastras que se vuelcan al interior. El segundo nivel sólo lleva ventanas rectangulares, mientras que el último es de atractivas formas al tener balaustradas y grupos de vanos ajimezados de arco carpanel con columna mainel central de capitel jónico.
En el centro de este claustro se yergue la enorme estatua del Padre Feijóo, obra de Francisco Asorey.
El segundo claustro es más antiguo. Se llama Claustro Pequeño o de las Nereidas. Su construcción data del siglo XVI avanzado (1539-1582) pero como es normal en la arquitectura gallega, su arcaísmo lo convierte en un monumento tardogótico. Su arquitecto fue Pedro Rodríguez, natural de Monforte. Tiene sencillas arquerías apuntadas. Las bóvedas son de crucería estrellada.
Posteriormente se construyeron dos pisos por encima.
Este claustro se llama de las Nereidas por la fuente central -originaria del siglo XVIII- cuya copa es sostenida por cuatro esculturas que representan a este ser mitológico.
No hay que dejar de visitar la encantadora y recoleta iglesia medieval de San Salvador de Samos de origen mozárabe (posiblemente del siglo IX). Tiene una única nave y remata en cabecera de testero plano.

(Arteguías )

Convento De San Pedro Regalado - Aguilera

No lejos de Aranda de Duero, en las afueras del pueblo de La Aguilera, se encuentra el Santuario de San Pedro Regalado. Antiguo monasterio franciscano, tiene su origen en una pequeña ermita donde, a principios del siglo XV, se retiró el monje Fray Pedro de Villacreces.
Convencido de la necesidad de una reforma profunda de la orden, Fray Pedro funda en el este lugar el monasterio de Domus Dei y desde aquí inicial el proceso hacia la recuperación de los valores primigenios de la congregación. Pronto la fama del maestro es superada por un discípulo, Pedro Regalado, que dedica su vida a la peregrinación adquiriendo fama de “milagrero”. El monje acaba siendo nombrado santo, patrón de Valladolid y cambiando el nombre del monasterio, en el que residirán sus restos.
La iglesia, originaria del siglo XV, tuvo que se ser reconstruida casi totalmente a principios del XVIII debido a un incendio. En el momento de realizar mi visita se encontraba en proceso de restauración y no era visitable. Me tuve por tanto que conformar con la vista de su elevado y característico chapitel barroco.
Si se tiene oportunidad de acceder a su interior se podrá ver la enorme cúpula que alberga el chapitel, así como otros elementos de interés: sargas, retablos y, especialmente, la capilla funeraria del Duque de Peñaranda, Juan de Zúñiga y Avellaneda. 
Lo que fuera el antiguo monasterio es hoy ocupado por la congregación femenina Iesu Communio, que además ha levantado, no sin cierta polémica, un edificio de factura moderna. 
 Esta orden de reciente creación, escindida de las clarisas, destaca por una sorprendente vitalidad (muy alejada de las de otras órdenes) y, para el visitante ocasional, por la fabricación y venta de repostería que ha adquirido cierta fama.

Monasterio de San Pedro de las Dueñas

El monasterio de San Pedro de las Dueñas es un monasterio de monjas benedictinas situado en la localidad española de San Pedro de las Dueñas (León), a la que da nombre y la cual se encuentra en la vega del Cea y a pocos kilómetros de Sahagún. Su fundación se remonta al siglo X, aunque el actual edificio del monasterio es del siglo XVIII. La primitiva iglesia aún se conserva, siendo la parte más valiosa artísticamente de todo el conjunto. Se trata de una edificación de estilo románico-mudéjar del siglo XII que se comenzó a construir en piedra y se terminó en ladrillo.
En 2015, en la aprobación por la Unesco de la ampliación del Camino de Santiago en España a «Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España», España envió como documentación un «Inventario Retrospectivo - Elementos Asociados» (Retrospective Inventory - Associated Components) en el que en el n.º 1435 figura el monasterio benedictino de San Pedro de las Dueñas.

Historia
Su historia arranca el año 973, cuando doña Salomona y una hermana edificaron un monasterio en el lugar de Villapedro, el cual vendieron al mayordomo de Ramiro III, quien lo puso bajo la dependencia del monasterio de Sahagún. Se hablaba entonces de "domnas Sancti Facundi".
El monasterio de San Pedro de las Dueñas gozó del aprecio de la realeza y la nobleza de la época, siendo incontables sus privilegios, como los otorgados por Alfonso VII en 1132, y posesiones de tierras y vasallos. Su nombre puede provenir también de la gran cantidad de damas de la nobleza castellana que tomaron allí los hábitos o ingresaron en él para su educación.
Se puede señalar la fecha de 1109 como el comienzo de las obras de la iglesia, bajo un experto arquitecto y siguiendo la norma de los primeros tramos del templo de San Isidoro de León, con la misma disposición de cabecera de tres ábsides y dos tramos de naves, con pilares principales y secundarios intercalados. A finales del siglo XII se cambió de plan sustituyendo los sillares por ladrillos en el resto de la edificación, según el modelo de San Tirso de Sahagún. Por entonces se hizo una nueva disposición del templo, tabicando los huecos de separación entre la nave central y la del Evangelio, dejando para las monjas la nave mayor y la del Sur, y para servicio parroquial la lateral del Norte, a la que se adosó un pórtico.
La iglesia sufrió importantes reformas en el siglo XVI. Se añadieron nervios de yeso a la capilla mayor, se tapó el ábside con un retablo y se encalaron las paredes. Hoy en día podemos ver el templo en su estado primitivo, con los sillares limpios y el ladrillo a la vista.

Descripción
La planta primitiva de la iglesia es de tres naves, teniendo la central el doble de anchura que las laterales, sin crucero, con cabecera de tres capillas de tramo recto y ábsides semicirculares. En el exterior, una torre cuadrada de ladrillo y con tres cuerpos emerge sobre el primer tramo de la nave central. El primer cuerpo es macizo, teniendo los dos restantes ventanas. En el segundo cuerpo éstas tienen un arco de herradura con un adorno de friso dentado sobre el mismo, y en el tercero se encuentran irregularmente distribuidas y adornadas. En el interior destacan los capiteles, con una labor escultórica de primera calidad de la misma escuela que los de la primera época de San Isidoro de León, siendo de especial mención el conocido popularmente como "de las siete monjas", y una imagen de Cristo crucificado atribuida a Gregorio Fernández.
En el alzado se diferencian la parte de sillería, de comienzos del siglo XII, y la de ladrillo, de finales de la misma centuria.

(Wikipedia)

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Monasterio de San Saturnino - Medina del Campo

Se trata de uno de los monasterios más antiguos de Medina del Campo, fue fundado antes del 1178 (quizá en 1172) por un personaje de origen francés, Andrés Bocos, que trajo de su país de origen las reliquias de los santos Saturnino y Antonio. En la fundación participaron los premonstratenses de San Pelayo de Cerrato (Palencia). 
Durante algún tiempo fue un monasterio doble, con canónigos y canonesas, hasta que en 1233 se fundó el monasterio de Santa María de los Huertos, donde se trasladó la comunidad femenina. 
Nunca fue un casa muy importante y en 1521 un incendio la destruyó aunque mantuvo su actividad hasta el siglo XIX, sufriendo los efectos de la guerra de la Independencia y la exclaustración, en 1835. 
Actualmente sólo se conserva una parte del ábside.

(Monestirs)

Monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal

El monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal, de la Madre de Dios o simplemente monasterio de Buenafuente es un antiguo monasterio cisterciense de la Común Observancia, femenino, situado en la localidad de La Buenafuente del Sistal dentro del término municipal de Olmeda de Cobeta en la provincia española de Guadalajara. Se mantiene en activo con una comunidad poco numerosa de monjas que alcanzan edades muy avanzadas. Tras muchos años de letargo revivió a partir del año 1971 gracias al impulso y entusiasmo del nuevo capellán Ángel Moreno y gracias a algunas ayudas que vinieron del exterior. Es un centro renovado de espiritualidad.
La arquitectura del edificio es cisterciense, muy sobria. El conjunto está rodeado de árboles y vegetación, un paisaje propio del Alto Tajo. En su entorno se han ido construyendo una serie de casas de espiritualidad y recogimiento y de ayuda al necesitado.
En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico.

(Wikipedia)

Colegiata de Santa Cruz de Castañeda - Socobio

La Colegiata de Santa Cruz se encuentra ubicada en Socobio, lugar perteneciente al municipio de Castañeda, en la Comunidad Autónoma de Cantabria (España). Fue declarada Monumento Nacional el 7 de noviembre de 1930. Fue dedicada a Santa María de Tiermes

Historia
Santa Cruz de Castañeda surgió hacia el siglo X como un monasterio benedictino cluniacense. Posteriormente, en el siglo XII, tal como le sucedió al de Santa Juliana de Santillana del Mar, se convirtió en colegiata a cargo de un grupo de canónigos de la orden de San Agustín. Por estas fechas constituía un realengo cuyo señorío cedió Alfonso XI, ya en el siglo XIV, a su hijo don Tello para pasar de éste, por herencia, a la familia Manrique.
Del primitivo monasterio sólo se conserva la iglesia que se construyó en el siglo XII en estilo románico y cuyo aspecto ha sido alterado por añadidos y reformas.
La traza original era de una sola nave, transepto sobresaliente por ambos lados de la misma, tres ábsides escalonados -el central en la cabecera de la nave y los otros dos formando sendas capillas en el lado oriental del transepto- y una torre cuadrada adosada al ángulo que formaban el lienzo meridional de la nave y el occidental del transepto eminente por ese lado. Más tarde, ya en época barroca, se sustituyó el ábside del lado sur por una capilla que perteneció a don Juan de Frómista y una sacristía. La planta aún sufrió otras transformaciones con el aditamento a principios del siglo XIII de una nave secundaria al norte de la que ya existía, y otra nave transversal levantada en el siglo XVII.
Al exterior destaca, lógicamente, la torre por su altura y, casi en mayor medida, el voluminoso cimborrio algo más bajo que aquella pero de mayores proporciones en planta. Se estructura en dos cuerpos superpuestos, de los que el inferior es de sección cuadrada y el superior octogonal irregular por simple achaflanamiento de sus aristas. Este cimborrio conserva ventanas de varios estilos, incluso el mozárabe.
También la torre posee dos cuerpos, éstos de muy desigual altura, siendo el superior el más reducido. Va calado por una ventana geminada en cado uno de sus cuatro lados, cuyo parteluz está formado por un machón al que se adosa una columna rematada por un capitel figurativo.
En el imafronte de la nave principal se sitúa la gran portada a la que las ocho arquivoltas de medio punto que la forman le confieren un amplio abocinamiento. El dovelaje no presenta ornamentación alguna. Sólo el cimacio que corre sobre los capiteles y el guardapolvos del arco muestran relieves decorativos de palmetas. Los capiteles, bastante deteriorados, lucen figuras de animales reales o quiméricos. Existe una segunda portada practicada en el frente occidental de la nave izquierda cobijada por un soportal del siglo XVII. Se trata de un doble vano de arcos apuntados uno de los cuales ha sido parcialmente cegado.
El ábside central muestra en su lienzo interior una arquería de ocho arcos de medio punto y columnas rematadas por capiteles tallados que presentan variadas figuras humanas y de animales. En esta capilla se guarda un Cristo gótico del siglo XIV.

(Wikipedia)